Sede


El interior

El interior del palacio conserva en gran parte la distribución originaria, y en él destacan la escalera principal, con decoración neopompeyana, y especialmente el extraordinario Salón de Actos, con cubierta de cristal, columnas de hierro fundido y balconcillos de bronce labrado. Preside el Salón de Actos un óleo del rey Carlos III, que dictó la Real Cédula de 20 de febrero de 1763, por la que se dota a la Academia de Jurisprudencia de su primera regulación oficial. El retrato real está situado bajo un dosel de terciopelo rojo, y tiene al pie la mesa presidencial. Por la tribuna del Salón de Actos se accede a la Sala de Presidentes, en cuya cabecera cuelga otro retrato del rey Carlos III, también bajo dosel. En la Sala de Presidentes están alineados, a modo de friso, los retratos de los juristas que han sido presidentes de la Academia en los siglos XVIII, XIX, XX y XXI.