Sede


Fachadas y patios

En 1905 se instaló definitivamente en este palacio la Real Academia de Jurisprudencia, que había sido creada en 1730, y que desde entonces había peregrinado por diversas sedes en la capital. El palacio tiene una planta alargada de gran desarrollo, distribuida en torno a tres patios. La construcción fue modificada en 1886, al construirse una nueva fachada, consecuencia de la apertura de la calle de Los Madrazo. El edificio presenta una gran sencillez de líneas en las fachadas -como es habitual en los palacios neoclásicos-; destaca por su armonía la concavidad formada por el retranqueo de una parte de la fachada principal. En una hornacina de esa concavidad se aloja una gran escultura que representa a la Justicia. Sobre la figura, una lápida recuerda escuetamente dos fechas destacadas en la historia de la Academia: 1730, año de su fundación, y 1905, año de su traslado a este palacio. La portada sigue una disposición neoclásica, con balcón, frontis partido por el escudo real y columnas de piedra.